Mira lo qué le pasa a tu cerebro cuando duermes con tu celular cerca de él. No lo volverás a hacer

Por: Morgan


Hay algo en la época moderna que se metió hasta el fondo de nuestras vidas, y hoy nos parece prácticamente imposible salir adelante y llevar nuestro día a gusto y bien sin esto en la mano. Claro que te hablamos del celular, hoy hacemos todo con el, revisamos información, nos entretenemos, vemos películas, videos, tomamos foto, es nuestra agenda y nuestro reloj… Pero ¿cuál es el precio que los seres humanos estamos pagando por esto?


El celular es un aparato tecnológico, que constantemente está mandando y recibiendo señales de todo tipo. Muchas de estas señales han sido catalogadas como tóxicas y perjudiciales para la salud…


El primer problema que representa el celular, es que es el agente responsable de causar trastornos de sueño, insomnio, dolor de cabeza y alteraciones en el sistema de autorregulación. Ver el celular cuando ya estás en la cama y listo para dormir, particularmente esa luz que desprende la pantalla, le da una estimulación al cerebro que reduce la melatonina (hormona encargada de regular el sueño) y altera la calidad de este. Además, el cerebro se mantiene en una etapa de alerta, pues espera poder responder a cualquier mensaje, alerta o vibración que el celular produzca. Tener el celular cerca, no nos deja dormir a gusto ni con tranquilidad. A las semanas, el cansancio y la fatiga se vuelven crónicas y empezamos a quedarnos dormidos en todos lados, incluso en lugares o situaciones que pudieran resultar peligrosas, manejando por ejemplo.


Este no es el único mal que se le ha encontrado a tener el celular cerca mientras dormimos. La Universidad de Melbourne encontró una importante relación entre la esterilidad de los hombres y la exposición frecuente a las ondas emitidas y recibidas por los Smartphone. Los investigadores decretaron que la larga exposición a estas señales invasivas al cuerpo, dañan el tejido a nivel celular, haciendo imposible que se recupere. Los órganos encargados de la fertilidad en los hombres, tienen una especial debilidad hacia este tipo de ondas. Se piensa que es por la ausencia de hueso en esa área, pues este logra bloquear algunas señales dañinas. Además de esto, los investigadores también encontraron una relación entre el crecimiento de tumores cancerígenos, y la exposición a señal Wifi. Aunque no pudieron afirmar que sea un causante directo, si concluyeron que estar expuesto a estas señales, y tener un dispositivo que las concentre cerca de uno, hace que las distintas señales entren en el cuerpo, reboten en su interior y salgan. Estos rebotes son los que dañan a las células saludables, y estimulan el crecimiento de las células cancerígenas.

Lo mejor que se puede hacer, es apagar el teléfono por completo, usar un método de despertar diferente, apagar el modem de la señal de internet al ir a dormir y listo. Esas horas de sueño que estemos sin ser invadidos por estas señales, eliminaran por completo cualquier posibilidad de daño a nuestro cuerpo.