#NFL - La Verdad Sobre Roger Goodell

Por: Ulises Mtz


El día de ayer la NFL anunció que durante esta offseason del 2017 el Comité Directivo de la liga va a evaluar diferentes medidas para mejorar la experiencia de los aficionados en términos de la fluidez que obtienen al ver partidos tanto en vivo como por televisión.


En particular explorarán formas  para reducir algunas de las interrupciones frecuentes a la acción de los emparrillados por motivos como pausas comerciales, revisiones, y algunas otras situaciones que alargan innecesariamente la duración de los juegos.



Todos los que seguimos la NFL sabemos lo frustrante que es ver una pausa comercial, regresar al partido para ver  un kickoff, y después del mismo de nuevo ver una pausa comercial; pero el compromiso que tiene la NFL año con año con mejorar el producto que nos ofrece a los aficionados merece reconocimiento, y mucho de ello se debe al éxito que ha tenido la administración del Comisionado Roger Goodell.


Sin embargo, sorprende que la percepción reciente entre muchos de los aficionados es que Goodell es un terrible Comisionado que ha hecho daño a la NFL.



Queda claro y es indiscutible que los últimos tres años no han sido los mejores para Goodell en términos de percepción pública, y que los incidentes en los que se vieron involucrados jugadores como Ray Rice, Adrian Peterson, y Tom Brady resultaron en sanciones disciplinarias impuestas por el Comisionado que desde algunos ángulos parecieron provenir de un Dictador que es “Todo Poderoso” y por demás arrogante, pero los aficionados de la NFL  canalizan su descontento equivocadamente, satanizando de paso la figura de Goodell.



Creer que Roger Goodell es un villano inadecuado para capitanear la NFL es una percepción equivocada que muchos han adoptado como verdad.


El descontento como aficionados no debe ser en contra de Roger Goodell ni en contra del poder inherente que adquiere con su rol, sino en contra del acuerdo de negociación laboral (Collective Bargaining Agreement) entre la National Football League y la National Football League Players Association.



Como seguramente recuerdan, la temporada 2011 de la NFL estuvo en peligro por algunos meses pues la NFL y la NFLPA estaban negociando – sin éxito – el nuevo acuerdo laboral para establecer los lineamientos de colaboración entre los dueños de los equipos (patrones) y los jugadores (empleados).


Durante las negociaciones DeMaurice Smith – director de la NFLPA – y sus abogados, se enfocaron en obtener mejores términos laborales en puntos como el tope salarial, regulaciones de seguridad y salud para los jugadores, repartición de los ingresos provenientes de los contratos televisivos, transparencia sobre la información financiera de la liga, salarios para jugadores novatos, la duración de la temporada regular, y lineamientos para la agencia libre.

Pese a que todos son puntos importantes de negociación, la NFLPA no hizo una negociación enérgica para reducir la autoridad absoluta del Comisionado para impartir medidas disciplinarias de acuerdo a su propio juicio y criterio.



Cuando la NFLPA en todo derecho legal compite y apela en diferentes instancias legislativas las decisiones disciplinarias impartidas por Roger Goodell, lo que está haciendo en realidad es protestar en contra del poder que voluntariamente aceptaron otorgar – por medio de un acuerdo laboral – al Comisionado de la NFL.


Esto es una gran y peligrosa contradicción, que de volverse la norma generaría precedentes sumamente dañinos para liga; más sin embargo la opinión pública ha vuelto a Roger Goodell el malo de la película. ¿Y por qué? Pues porque como aficionados no estamos de acuerdo con las sanciones que impone cuando estas afectan a nuestro equipo o jugador favorito.



No estar de acuerdo es válido y aceptable, pero no debemos perder la objetividad. Es entendible sentir descontento hacia Goodell, en especial después del veredicto inicial del caso de ‘DeflateGate’, pero las opiniones al respecto deben madurar y cambiar conforme se ha obtenido más información sobre el porqué de los fallos legales.


Queda claro que durante las negociaciones del acuerdo laboral los abogados de la NFL “trapearon el piso” con los abogados de la NFLPA, y eso hace ver que es una mala idea para un grupo que representa a millonarios – los jugadores de la NFL – tratar de vencer en una mesa de negociaciones a otro que representa a billonarios – los dueños de los equipos de la National Football League.



Con una simple consulta en Wikipedia, o leyendo lo que han escrito algunos autores al respecto, es fácil darse cuenta que Roger Goodell es hijo del senador republicano Charles E. Goodell. Durante su juventud fue sobresaliente en diferentes deportes, y tiene una prestigiosa educación en Ciencias Económicas.


El Comisionado anterior de la NFL, Paul Tagliabue, puso en manos de Goodell prácticamente toda la estrategia comercial y financiera de la liga, y obtuvo excelentes resultados por hacerlo.

Dentro de un gremio de 32 billonarios, donde se encuentran algunos de los hombres más ricos de los Estados Unidos, Goodell fue elegido como sucesor del muy respetado Tagliabue.

Los dueños de los equipos de la NFL consideran que el trabajo que hace Roger Goodell cada año vale más de $40 millones de dólares por temporada.



Hoy en día la NFL no solamente es más exitosa que nunca, sino domina los ratings televisivos contundentemente. Los LA Rams y los Tennessee Titans hacen un cambio por el primer pick previo al draft del 2016, y la NFL tiene la condescendencia de retrasar el anuncio para no “robar” el foco de el último partido como profesional de una leyenda de la NBA como Kobe Bryant.


La NFL lleva años jugando al menos un partido de temporada regular en Londres, en el 2016 jugó en México y lo hará de nuevo este año, y hay planes de expansión para jugar partidos en Alemania y en China también. Bajo el mandato de Roger Goodell la NFL es más popular y más rica que nunca, y bajo el mandato de Roger Goodell el juego nunca ha sido más seguro para los jóvenes que lo practican.


Adicionalmente hoy en día es posible seguir la NFL en una variedad de plataformas digitales que van desde NFL Network hasta partidos transmitidos en vivo vía Twitter.  



La NFL hoy en día es mejor que nunca, y mucho de su éxito se debe a Roger Goodell. Podemos no estar de acuerdo con muchas de sus decisiones recientes, pero Goodell está muy lejos de ser un persona incapaz de realizar su trabajo.


No dejemos que la falsa narrativa nos haga creer lo contrario, mucho menos cuando vemos año con año como mejora la liga en todo sentido para nosotros los aficionados.


Por: Jimena Sánchez y @Cover3_mx